Los rastros de Ellas, si me matas no me iré

Imagen por Mariam Oropeza
Lun, 15/08/2022 - 15:33
Concurso literario y plástico

Llamado a la Disrupción

¡Alto ahí! ¡Detente! Con suspiro, un respiro, interrumpe lo que estás haciendo; culmínalo de repente, de brusca manera y de golpe para que te enteres que en México más de la mitad las mujeres han sufrido algún tipo de agresión a lo largo de su vida; que año con año se agravan las desigualdades y la violencia de género; y que es importante no sólo cortar de tajo estas brutalidades, sino también la impunidad de la cual gozan los perpetradores, y abatir el silencio y el duelo de las víctimas.

Te reto a que aceptes unirte a este bastión por y para las mujeres.

       A que te aventures en el universo femenino y construyas nuevas voces que llamen a todas aquellas sin nombre; nuevas miradas en donde ellas se reconozcan y no sean sólo rastros sin rostros. 

       A que conviertas a estas mujeres en tinta y color a través de una imagen, un pensamiento, un relato o un canto, dejándote llevar por el efluvio de las pioneras, cuatro Laimas en este instante puro: una Elena Garro fuerte y fructífera, una Alfonsina Storni líquida y amorosa, una Rosario Castellanos crítica y ansiolítica, y una María Izquierdo quimérica y mítica. Cuatro Fortunas, cuatro encrucijadas que tejen una sola odisea para la Penélope tenaz y sempiterna.

Te hablo a ti, sí, a ti, pequeña explosión de neuronas histriónicas y sensibles; a ti, ente valiente, disidente, incidente, insistente, divergente... te llamo de súbito, en este letargo. Te llamo a la disrupción, a contener todo y reflexionar, imaginar, recrear, traducir, creer, crecer y defender la voz, la memoria, las vivencias y sobrevivencias de ellas, locas, histéricas, amorosas, ninfómanas, vírgenes, beatas, brujas, sabias… voces eclécticas, arrítmicas y discrepantes que se unen todas en el eco de un solo grito.

Te conjuro a ti, voz contemporánea, moderna, fluyente, diversa y resiliente, a escribir sobre las historias de ellas, las mujeres violentadas; a evocarlas y hacerlas tuyas, a abrazarlas y acogerlas en tu tinta, en la gama de tus colores, en el tak tak tak de un teclado o en el desliz de un pincel.

En resumen: te invito a que te apropies de la estética de Garro, Storni, Castellanos e Izquierdo, y ecualices las voces que aún no son audibles, con el ánimo de promover el diálogo, a través de la sensibilidad y la reflexión, para eliminar la violencia contra las mujeres, desde la trinchera del arte.

 

Bases: